Para la gente que nos gusta leer y pasear por el barrio madrileño de Chueca por su alegría, belleza y los amigos que viven allí, vimos nacer una mañana en el número 60 de la calle Pelayo un local con un nombre que no daba muchas pistas sobre su actividad: Amapolas en octubre. Desde la  calle parecía el salón de una casa ideal, aunque no faltaban las referencias literarias y los libros. Una vez dentro conocimos a su dueña, Laura Riñón Sirera  https://www.laurarinonsirera.com, autora del libro de cuentosDueño de tu destinoy las novelasTodo lo que fuimos y Amapolas en octubre. Conversar con ella fue fácil y viendo como ha enfocado su negocio entendimos que si las pequeñas librerías quieren hacerse un hueco en el mundo digital de hoy día, tienen que aprender de Laura. Pero mejor que lo explique ella.   

 

 ¿Cómo se te ocurrió abrir la librería en un momento en que muchas están cerrando y se venden menos libros?

Sinceramente nunca pensé que estaban cerrando librerías y se vendían menos libros. En mi caso fue una decisión tomada desde dentro, a mi me mueve la pasión y la ilusión y yo sabía hace veinte años que debía hacer esto pero el tiempo pasó y hubo un momento en que llegó la hora de llevarlo a cabo. Después de abrir hubo muchas personas que vinieron y me dijeron lo valiente que era por haber montado una librería. Yo no era consciente de que era una historia de valentía, tengo muy claro que esto va a ir bien.

 ¿Por qué en Chueca y no en  otro barrio de Madrid?

Porque yo soy de pálpitos y, en concreto, esta zona la conocía bastante. Me gusta y tiene algo. Yo he viajado mucho por el mundo y he visto lugares en los que no he estado nunca y de repente llegas y parece que has  estado antes, aunque no sea así pero te son familiares. Lo mismo sucede con las personas. Hay gente que parece que conoces de  toda la vida aunque no es cierto. Pero hay una afinidad con esa persona. Hace tiempo que esta calle empezó a embellecerse, ahora está muy bonita la verdad, y hay una energía entre las personas que han abierto locales por aquí y negocios muy positiva. Este sitio concreto  donde estaba Amapolas antes era una tienda de ropa de una amiga mía.

La primera vez que vine a verla fue hace cinco años. Sabía perfectamente que algún día, y ella también lo sabia, cuando cerrase la tienda montaría mi librería aquí. El verano pasado me dijo: Laura me voy y a la media hora ya estaba tomando decisiones para abrir aquí la librería.

 ¿Que idea tienes de una librería? Lo digo porque vista desde fuera parece como el salón de una casa.

Mas que librería, aunque en los carteles y de hecho en casi toda la propaganda pongo librería y es necesario que sea  así porque si no la gente no sabría lo que es. En principio iba a poner “Amapolas en octubre. Espacio cultural” pero tenía que poner librería porque  el alma de este sitio son los libros. Pero mi idea no es la de una librería clásica, mi idea es de que yo quería montar un lugar de encuentro en el que el centro de todo fueran los libros, la literatura, las historias de las personas a las que lees…. y crear una casa porque para mi esto lo es. Cuando viene la gente y me dice “esto es un hogar” eso es lo que quiero, que sea un hogar para quedarte siempre con el hilo conductor de la literatura y los libros. Podría ser una  librería enorme repleta de libros pero no eso lo que quiero, aunque los libros son el corazón y alrededor de ellos gira todo lo demás.

 

Foto de Belén Bermejo

Como librera, ¿qué es lo que mas te gusta de tu actividad?

Me gusta mucho ser médico.

 No entiendo.

Me encanta que llegue una persona y que necesite algo, aunque esa persona no lo sepa, ya sea evadirse o encontrarse porque al final en la lectura aunque solo sea para pasar el rato se busca algo: ese instante de tranquilidad, de evasión o ese reencontrar una historia perdida, algo, porque si no estaríamos meditando con la mente en blanco y realmente estamos llenando la cabeza y el alma con muchas cosas. A mi me gusta mucho que venga alguien, intuir que ese alguien necesita algo y claro me encanta acertar porque luego vuelven y te dicen recomiéndame lo que sea que ya me fio. Me gustan la personas y los libros y creo que ser librero es una combinación perfecta para eso.

Como escritora, ¿qué tipo de literatura te gusta mas y por qué?

En este caso respondería como lectora. A mi me gusta mucho la literatura norteamericana, me gusta cómo se escribe en la literatura norteamericana que es mas directa y hay menos descripción. La literatura hispanoamericana a mi me cansa un poco aunque esté muy bien escrita. Tiene demasiada información muchas veces. La literatura norteamericana me gusta porque es mas directa, mas breve, mas frase, mas diálogo, no me gusta la descripción. Si se pone el sol se pone el sol, pero el cielo anaranjado y luego sonrosado, y luego la línea del horizonte cuando está a punto de ponerse ya lo has visto. Tu creas la imagen en tu cabeza de una puesta de sol. Si además me dices puesta de sol anaranjada, rosa y luego el cielo que se torna malva me estás dando mucha información que no es la puesta de sol que yo quiero ver. Me gusta mucho mas la literatura mas directa que va mucho mas al alma de alguna manera.

Foto de Belén Bermejo

¿Podrías recomendar a nuestros lectores un libro para este mes y por qué?

¿Solo uno?

Bueno, los que quieras

Justo he hecho la  lista de los siete libros de este mes de febrero que he leído y los tengo ahí, ahora voy a empezar con los de marzo. Para este mes yo recomendaría, uff, qué difícil…

Recomienda varios

Voy a recomendar tres

Vale

Voy a recomendar una autora norteamericana, Otessa Moshfegh, Mi año  de descanso y relajación(Alfaguara). Es una novela maravillosa que escribe sobre las  soledades y como evadirse del mundo. Lo hace de una manera sarcástica y muy irónica de vez en cuando. Me ha gustado muchísimo y es una novela en la que muchos nos podemos encontrar. Luego estaría la última de Julian Barnes, La única historia(Anagrama) que es  un autor que lo cuenta todo muy bonito, aunque ya está contado. Se trata de la historia de nuestro primer amor y lo cuenta muy bien. El primer amor no suele ser fácil, siempre tiene alguna complicación por nuestra inmadurez, edad o porque es imposible. La verdad es que lo cuenta muy bien y me gusta mucho como comienza y como termina. Entremedias me deja un poco descolocada. Por último, Diego Pita con Ola de frío, que no es un autor muy conocido todavía, y que ha publicado tres libros de cuentos. Esta es una novela corta acerca de las adicciones  pero mas que  eso es una novela de reencontrarse y que después de ese infierno hay una manera de salir.

Cuéntanos algo de tu  vida que no se lo contarías a nadie

Si no se la puedo contar a nadie  tampoco te la puedo contar a ti. Yo soy muy sociable pero soy muy hermética aunque me gusta mucho hablar. Hace años alguien  dijo una frase que pensé por fin alguien me había entendido. Decía: Laura habla mucho pero dice poco. No lo dijo despectivamente sino como que es así. Me gusta mucho conversar, indagar en las vidas ajenas, no cotillear, para aprender y ver lo que pasa, pero luego de mi vida no me gusta mucho hablar. Como soy escritora me podría inventar algo pero no es el caso.

 

¿Cual es tu escritor favorito?

Paul Auster

¿Por qué escribes y para  quien?

Para mi y la causa no la sé. Habría que  preguntárselo a la niña de trece años que fui y que empezó a escribir un día porque era la única manera de entender como pensaba y sentir como sentía, y es lo que sigo haciendo. Un día alguien de repente leyó algo mío, se emocionó muchísimo y me llamó por teléfono. Entonces comprendí que a lo mejor lo que yo estaba haciendo podía interesar a otras personas. Muchos años después empecé a compartirlo.

¿Qué podemos decir a los  lectores para que visiten tu librería?

Que es su refugio, que existen sitios bonitos, existe la magia y un lugar donde puedes estar tranquilo y en paz. Las cosas bonitas no salen solo en la televisión y en las novelas. También están aquí que vengan y lo comprueben.