La exposición «Amigos comunes» explora una de las asociaciones más cruciales de la vida de Charles Dickens, su amistad y colaboración con el escritor Wilkie Collins, que se acaba de inaugurar y estará abierta hasta el próximo 25 de febrero, según informa el Museo de Charles Dickens, en Londres.

Charles Dickens era un hombre de muchas amistades y, como su íntimo amigo y biógrafo John Forster, tenía el don de rodearse de un vibrante círculo de autores, artistas, dramaturgos e intérpretes. El 12 de marzo de 1851, en casa de Forster, Charles conoció a un joven que se convertiría en uno de los amigos más significativos de su vida adulta: Wilkie Collins. Este encuentro entre dos actores aficionados que actuaban en la obra de un amigo común encendió las llamas de una relación personal y profesional que duraría más de 15 años.

Charles y Wilkie se convertirían en compañeros escritores, editores, colaboradores y en los mejores amigos: viajando por el mundo por trabajo y placer, unidos por matrimonios familiares y compartiendo secretos.

Esta nueva exposición revela su amistad y colaboración y el enorme corpus de obras que produjo, desde artículos en Household Words de Dickens hasta novelas y obras de teatro como The Lazy Tour of Two Idle Apprentices y The Frozen Deep. A través de cartas originales, objetos históricos y exposiciones interactivas, descubra las aventuras de Charles y Wilkie: desde concursos para dejarse crecer el bigote, caídas por montañas y cruceros por distritos de ocio internacionales, hasta coescrituras codo con codo, discusiones sobre el bloqueo del escritor y los recursos argumentales.

 

Charles Dickens

 

A veces estaban tan unidos como una familia, pero la dinámica empresarial, las opiniones divergentes sobre los ideales literarios y los puntos de vista sociales y políticos enfrentados crearon puntos de discordia. Explore cómo dos gigantes de la literatura victoriana afrontaron los retos de la amistad adulta tanto en su vida personal como profesional, y descubra su lado más humano en el proceso.

La muestra está ubicada en la única vivienda en la que vivió Dickens en Londres que aún se conserva -y que hoy es un Museo que lleva su nombre-, donde escribió algunas de sus historias más reconocidas.

En una de sus salas, de hecho, se preserva el que era el estudio del autor, con el majestuoso escritorio en el que escribió las obras ‘Los papeles póstumos del club Pickwick’, ‘Oliver Twist’ y ‘Nicholas Nickleby’.

Charles Dickens y Wilkie Collins se conocieron cuando ambos trabajaban como actores en la obra de un amigo en común y su amistad continuó hasta el fallecimiento del primero. Su relación de camaradería se estrechó cuando en 1860, el hermano de Collins, llamado también Charles, se casó con la hija de Dickens, Katey.

 

Wilkie Collins

 

La exposición incluye artículos originales escritos entre los dos hombres, obras como ‘En mares helados’ (1856), cartas manuscritas en las que comparten anécdotas o curiosidades, como una competición para dejarse crecer el bigote.

Está expuesto también un artículo de cinco partes de título ‘The Lazy Tour of Two Idle Apprentices’ (1857), basado en un viaje a pie en la que los dos amigos se perdieron por una montaña y durante la cual Collins se lesionó la pierna al caer a un río.

La pequeña exposición, que incluye fotografías familiares, dibujos a lápiz, libretas con anotaciones y algún cuadro, explora asimismo la teoría que indaga en la posibilidad de que fuera Colllins quien completó la última novela de Dickens, ‘El misterio de Edwin Drood’