Las fotos subacuáticas de nuestra colaboradora Beatriz García Infantenos descubren sitios hermosos que nunca conoceremos porque el paisaje submarino es cambiante. Aunque vayamos al punto exacto donde se ha sumergido, nada será igual que hace una hora. Estos sitios hermosos nos están vedados porque al igual que debajo de la superficie marina la densidad del agua es superior a la del aire y las partículas en suspensión cambian el color y el contraste del objeto y los colores, el mar posa para si mismo sobre un fondo siempre diverso.