…Justo antes de irme a estudiar piano en la Escuela de Música Eastman en Rochester, Nueva York, visité el parque natural de Yosemite National. Este fue mi primer viaje real de campamento y fue una revelación. En las pequeñas salas de música, seguía soñando con los espacios abiertos del parque. George Eastman, el fundador de la Escuela de Música Eastman, también fundó una compañía llamada Kodak, con sede en Rochester. Así, la biblioteca pública de allí tenía una magnífica sección de fotografía. Aquí fue donde busqué libros sobre el parque Yosemite y descubrí a Ansel Adams. El propio Adams se formó como pianista, y más tarde se dedicó a la fotografía. Había pasado muchas horas en el cuarto oscuro de mi padre, y me gustaba hacer impresiones de “happy-snap” de amigos. Pero nunca me di cuenta de que la fotografía también podía ser una forma de arte…..

Otra revelación fue un viaje que hice unos años más tarde al Centro de Fotografía Creativa en Tucson, Arizona. Con un par de guantes blancos, uno era libre de mirar a través de cajas de grabados de maestros como Edward Weston, Jerry Uelsmann y Ansel Adams. Recuerdo especialmente tener en mis manos las huellas del Portafolio Cinco de Ansel. Nunca había visto copias como estas antes, tan brillantes que me parecieron que necesitaba gafas de sol. Quería poder hacer fotos como ésta, fotos que brillaran desde dentro.

Adams describió el grabado en términos musicales: “El negativo es la puntuación, y la impresión la actuación.” Inmediatamente entendí la analogía. Tocar el piano clásico implica empezar con una partitura (a menudo de cientos de años de antigüedad) y tratar de darle vida. Es lo mismo cuando se realiza una impresión fotográfica…… Hay muchas opciones para dar forma a la imagen.

Originalmente empecé a hacer impresiones en blanco y negro, pero pronto me sentí atraído a experimentar con el color. La impresión a color a finales de los años 70 era bastante primitiva, pero la impresión por transferencia de color era un proceso con una reputación mítica que ofrecía un tremendo control de la transferencia del colorante. No tenía ni idea de lo costoso que sería hacer impresiones por transferencia de tinta. Los colores se ensamblan literalmente en blanco y negro, y luego se vuelven a ensamblar en un proceso similar al de la serigrafía. Trabajé durante más de quince años con la transferencia de tinta. Cuando todos los planetas se alinean, puede surgir una hermosa impresión.

He pasado la mayor parte de mi tiempo en la fotografía aprendiendo todo lo que puedo para crear hermosas impresiones. Impresiones que son brillantes e impresiones que son más sutiles y silenciosas.

Cuando participé en mi primer taller de Ansel Adams en 1977, nunca imaginé que algún día venderían mis grabados. Pero, en 1982, la galería tomó algunas de mis impresiones. No fue hasta diez años después que finalmente tuve una exposición individual.

Uno de los estudiantes en mi taller de transferencia de tinta  fue Bill Atkinson quien me introdujo en la impresión digital. Bill sabía en 1989 que tenía que haber una forma mejor de hacer impresiones, pero no fue hasta 1996 (con la invención de la ampliadora digital “Lightjet”) cuando todas las piezas se juntaron. Había una curva de aprendizaje pronunciada, con el escaneo y el Photoshop, pero pronto quedó claro que lo digital permitía el control final de la impresión final. Estoy orgulloso de decir que mi imagen “Árboles nevados, El Capitán” fue la primera impresión digital que la galería Ansel Adams vendió, en 1997. Aunque algunas personas creen que “ya no se hacen las cosas como antes”, ahora puedo hacer impresiones más nítidas, más duraderas y con colores más precisos que los que podría hacer con el proceso de transferencia de tinta. ¡Viva La Revolución!

Textos publicados por Charles Cramer en su página web

http://www.charlescramer.com

 

Charles Cramer