El sonido de un tren en la noche (Tres hermanas) es la tercera novela de Laura Riñón Sirera. Contada a través de dos ejes narrativos, uno en primera persona al referirse al presente y otro en tercera persona, cuando se habla del pasado, la novela tiene como protagonista a una chica de la nobleza madrileña. A Clementina la vida parece dispuesta a darle mucho, pero le retira sus privilegios cuando es adolescente a raíz de un terrible accidente.

Clementina emprende una huida que la lleva a Estados Unidos a estudiar y donde intenta olvidar el dolor que le produce su pasado inmediato. Tiempo después regresa a Madrid dispuesta a hacer frente a los fantasmas de un suceso que no acaba de pasar del todo, y reemprende su vida. Pero lo que parece un final de etapa es otra vuelta de tuerca y esta vez se ve obligada a escapar de la Justicia con una identidad falsa por un espejismo matrimonial que le ha llevado a un callejón sin salida.

Toda huida es también un camino de aprendizaje y búsqueda de sí mismo. Catalina encuentra poco a poco distintas piezas del rompecabezas, esta vez con otra identidad, Sophie. Busca la soledad y rebota en el vacío porque la suma de pérdidas la conducen a un creciente desapego hacia lo que le rodea, mientras que intenta limar un pasado que le hace daño.

Lo que podía ser una crónica familiar de tipo intimista se convierte en un largo viaje por distintos escenarios geográficos. Laura Riñón enfoca a sus personajes y nos los acerca o aleja con un hábil zoom narrativo de cortos pasajes líricos y hermosas metáforas, que incluso a veces rozan el aforismo. Toda una galería de recursos que le permite moverse con desenvoltura entre el realismo y la ensoñación.

Esta novela tiene algo de un baile de cuatro fases como pueden ser las cuatro vidas de Clementina. De un principio lento y cadencioso hasta precipitarse en un moverse rápido a ritmo delos acontecimientos. O, para explicarnos mejor, de un lento a una canción de rock.

¿Y el sonido del tren en la noche?

Es lo que hace que al recordarlo Sophie/Clementina se libere de un pasado sin dueño, de todos los recuerdos y la devuelva a la vida como si hubiese estado bajo el poder de un embrujo.

La novela termina y el lector se queda con las ganas de pensar en la vida de Clementina, una vez que parece que ha encontrado una cierta estabilidad emocional. O al menos descubrir que en la huida el cobarde siempre demuestra su valentía como se afirma en esta novela.

 

 

http://todostuslibros.com

 

 

Laura Riñón Sirera ha publicado un libro de relatos, Dueña de tu destino (Premio Éride, 2014) y las novelas Todo lo que fuimos y Amapolas en octubre, que es también el nombre de la librería de la que es propietaria y que se encuentra en la calle Pelayo 60 de Madrid.