Pablo Neruda
Esta semana se
ha publicado en Chile (previamente en España) la biografía Neruda.
El príncipe de los poetas
(Ediciones B), (…)


en la que el periodista e
historiador español Mario Amorós desarrolla un exhaustivo paseo por los
acontecimientos personales y literarios en la vida del Nobel de Literatura
chileno y saca a la luz documentos inéditos que muestran que es altamente
probable
que la muerte del poeta en 1973 no fuera producto del cáncer de
próstata que padecía, sino que fuera asesinado por la dictadura de Augusto
Pinochet
.

El autor
(Alicante, 1973), que ya había publicado en 2012 Sombras sobre Isla
Negra. La misteriosa muerte de Pablo Neruda
(Ediciones B), ha buceado
durante cuatro años en dieciocho archivos de Chile, España, Rusia y Suecia,
además de en más de 300 libros y 163 medios de comunicación de 17 países para,
en 624 páginas, ofrecer un completo retrato del creador de Veinte poemas
de amor y una canción desesperada
o Canto general.
Y es durante
ese periodo de búsqueda cuando Amorós logra numerosos testimonios y textos
inéditos que respaldan el proceso iniciado en 2011 con la apertura de la
investigación judicial para esclarecer la denuncia de su presunto asesinato. No
obstante, él solo presenta los documentos y no avala ninguna hipótesis.

Salvador Allende y Pablo Neruda


A lo mejor
no lo mataron; tendremos que esperar para saberlo pero, desde luego, el golpe
de Estado y el conocimiento que tenía de la tragedia de España en 1936 fue para
él una terrible agonía tanto física como emocional
, declaraba el escritor español en una
reciente entrevista con motivo de la presentación de su libro en Santiago.
Entre la
ingente cantidad de documentos que presenta Amorós, se encuentra en su epílogo
uno del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior de Chile,
que plantea que, por los antecedentes acumulados en el sumario, resulta
claramente posible y altamente probable la intervención de terceros
, es
decir, que el régimen que acabó con el Gobierno legítimo de Salvador Allende
en 1973 quizá lo hiciera también con la vida del poeta.
Las
declaraciones y los testimonios recogidos por la investigación dibujan a un
Neruda que, pese a su enfermedad, se encontraba tan bien que estaba dispuesto a
viajar a México para ponerse al frente de una especie de Gobierno paralelo y
denunciar desde el extranjero los crímenes del general Pinochet. Pero todo se
aceleró el 23 de septiembre de 1973 tras la aplicación de una inyección.
En solo seis horas, el hombre pasó a ser leyenda.
Pablo Neruda
El caso
judicial sobre el presunto asesinato de Neruda se abrió en 2011 tras la
denuncia del chófer de Neruda, Manuel Araya, y tuvo su momento más
relevante -hasta ahora- con la exhumación del cadáver en 2013. Los
expertos internacionales dictaminaron entonces que no habían hallado sustancias
de envenenamiento en el cuerpo. Ahora las pesquisas siguen abiertas.
Mario Amorós,
nacido el 11 de agosto de 1973, un mes antes del golpe de Estado en Chile, se
ha especializado en la evolución de ese país en el siglo XX (entre algunas de
sus obras figuran Allende. La biografía; Después de la
lluvia. Chile, la memoria herida
; o Antonio Llidó, un sacerdote
revolucionario
) y, en la actualidad, además de sus colaboraciones en
medios de comunicación, forma parte del Comité Asesor de la Cátedra de
Memoria Histórica del Siglo XX de la Universidad Complutense de Madrid
.
En esta
biografía, además de la importante revelación que aporta sobre las posibles
causas externas de la muerte del escritor chileno, Amorós reconstruye su
infancia en Temuco, sus estudios universitarios y la vida bohemia en Santiago
de Chile
, su periodo como cónsul en varias ciudades asiáticas y Buenos
Aires
, su llegada a España en 1934 y su profunda amistad con Federico
García Lorca
, Rafael Alberti o Miguel Hernández, el impacto
que produjo en él la Guerra Civil española y la epopeya del Winnipeg,
el barco que trasladó a 2.000 exiliados republicanos a Chile en 1939.
Mario Amorós
También, cómo
no, su larga postulación al Premio Nobel de Literatura, que finalmente
obtuvo en 1971.

Pese a todas
estas investigaciones y preguntas sin respuesta (o que quizá la encuentren un
buen día), lo único cierto hoy día es que su adorada Matilde Urrutia, la
que fuera su tercera esposa, seguirá descansando junto a sus restos en la tumba
que acoge a ambos en los jardines de Isla Negra frente a las aguas del océano
Pacífico
.