El rey Abdelaziz  bin Saud recibe una delegación militar norteamericana en el palacio real, 1945.

Javier
Martín es periodista, y es periodista de agencia, y, además, le gusta escribir
y escribe muy bien y muy claro. Y por si fuera poco conduce al lector por
terrenos por donde no está acostumbrado a transitar. Un ejemplo de ello es su
libro La Casa de Saud (Catarata), en
el cual nos desglosa la realidad de Arabia Saudí, un estado absolutamente
reaccionario, hermético, despiadado con sus vasallos (llamarlos ciudadanos
sería una hipérbole cargada de humor negro), pero con el que Occidente (y
España no es una excepción) mantiene unas muy cercanas y estrechas relaciones,
sobre todo en el ámbito comercial, fundamentadas en el petróleo y en el poder
económico que la familia real saudí tiene y que esparce por medio mundo.
Javier
nos cuenta en su libro cómo de la unión en el siglo XVIII de una poderosa tribu
beduina, los Al Saud, con un teólogo musulmán desquiciado, Abdul Wahab, autor
de la versión más rigorista, rancia, radical y maximalista del islam suní,
surge un formidable círculo de poder en el cual se sientan las bases de lo que
sería, a partir de 1932, el único estado patrimonial del mundo en sentido
estricto: Arabia Saudí, es decir, la Arabia de los Saud, que es como si en España
una familia apellidada García (pueden colocar aquí el apellido que quieran)
decidiera acapararlo todo, comprarlo todo, conquistarlo todo y hacer del país
su predio particular con su nombre como divisa.

De
esta combinación atrabiliaria entre sentido patrimonial del estado, más
extremismo religioso delirante, más petróleo, más cerrazón para todo lo que
venga del extranjero, excepto su dinero, surge un reino lleno de
contradicciones, incapaz de avanzar por mucho que algunas parezca intentarlo;
ambicioso en sus aspiraciones de dominar el mundo musulmán, que juega a la
ambigüedad en cuestiones geoestratégicas y del que, no lo olvidemos, eran
nacionales suyos quince de los diecinueve autores materiales de los atentados
del 11S, así como el propio instigador de los mismos, Osama Ben Laden.
Pese
a todo esto, Occidente sigue manteniendo muy buenas relaciones comerciales y
económicas con Arabia Saudí, y siempre hay inversores o grupos de intereses
dispuestos a viajar a la casa de Saud para suscribir un jugoso contrato para la
construcción de una línea de alta velocidad entre La Meca y Medina, o para
vender un centón de carros de combate de última generación, con los que la muy
carca monarquía saudí no vacilará en reprimir cualquier conato de rebelión
popular que pueda producirse en su territorio o en los predios vecinos, como
sucedió en Bahrein, cuya “primavera” en demanda de reformas ha recordado mucho
a la “primavera de Praga”. De nuevo, unos soldados y unos carros de combate
extranjeros han entrado en otro país para cercenar cualquier conato de
protestas en demanda de reformas.
Peregrinos en la mezquita de La Meca, uno de los lugares santos del islam

Y
sobre esto hace hincapié Javier Martín cuando en una reciente entrevista nos dijo
que Occidente mantiene una relación demasiado «indulgente» con Arabia
Saudí que debe cambiar, en beneficio mutuo, y en particular de los propios
saudíes, para que puedan iniciar un proceso de liberalización, que aún parece
muy lejano.

«Es
fundamental que se cambie la relación con Arabia Saudí, para que las primaveras
árabes y otros movimientos de reforma en Oriente Medio puedan tener un
futuro», señala el autor, quien incide en la necesidad de que los propios
saudíes, que cada vez son más conscientes de que las cosas no son tan
maravillosas como se empeñan en decirles desde el poder, se decidan a dar pasos
concretos hacia una verdadera reforma de las estructuras políticas y sociales
del país.
Javier Martín. Foto de Concepción M.Moreno

«En
Arabia Saudí la gente no está acostumbrada a hablar de política en la casa. La
política no es algo que esté dentro de la cultura saudí, con lo cual es más
difícil que prendan movimientos de protesta, porque no hay una cultura
política», subraya.
Les
recomiendo vivamente este libro. Se sorprenderán de muchas cosas, se
avergonzarán de muchas otras y, seguramente, entenderán ciertas razones de la
mal llamada “alta política”, que hace que en tantas ocasiones los cambios sean
lentos, pobres y de escaso calado. En definitiva, nada que no haya sucedido
tantas veces a lo largo de la historia.

La Casa de Saud

Javier Martín

PVP: 17 euros (IVA incluido)
224 páginas
Formato: 13,5×21 cm
ISBN: 978-84-8319-785-1
marzo 2013

JAVIER MARTÍN
Redactor jefe de la Agencia EFE, está considerado uno
de los periodistas con más experiencia en Oriente Medio, región en la que ha
vivido y trabajado durante los pasados quince años. Licenciado en Filología Árabe
por la Universidad Complutense y en Filología Hebrea por la Universidad de
Salamanca, ha cubierto como corresponsal las tres últimas guerras que ha
sufrido la región y ha sido testigo directo de la caída de Muamar Gadafi en
Libia y de la actual revolución en Siria. En 2006 refundó el servicio en árabe
de la Agencia EFE, del que fue su director hasta finales de 2008. A principios
de 2009, abrió la primera oficina permanente de la Agencia EFE en Teherán. Como
analista ha colaborado con publicaciones de prestigio como el  periódico español El País y la revista
Foreign Policy. Autor de otros tres libros, también publicados por Los Libros
de la Catarata: Hizbulah. El brazo armado de Dios (2ª ed., 2006), Suníes y chiíes.
Los dos brazos de Alá (2008) y Los Hermanos Musulmanes (2011), ha sido finalista
del premio Cirilo Rodríguez y galardonado con el premio Convivencia por su
labor intercultural [www.javier-martin.org].

FERNANDO PRIETO ARELLANO
Periodista de la Agencia EFE en el
Departamento de Internacional,
especializado en Oriente Medio y
Mediterráneo sur. Corresponsal en
Londres (1996-1999) y enviado especial,
entre otros, a Irlanda del
Norte, Macedonia, Israel y territorios
palestinos, Pakistán, Irak,
Catar, Afganistán, Libia, Túnez y
Kuwait (1992-actualidad).
Además, profesor asociado de Periodismo
Internacional de la
Universidad Carlos III, doctor en
Ciencias de la Información por la
Universidad Complutense de Madrid y
Especialista en Seguridad y
Defensa en el Mediterráneo y Oriente
Medio por la Universidad    Nacional
de Educación a Distancia (UNED).