Oliver Stegmann ha fotografiado durante quince años entre bastidores a distintas compañías de circo. Sus fotos reflejan  ese momento previo en el que el artista sale a la pista o está ensayando su espectáculo. Pero también de vida cotidiana entre una función y otra. Fotos en blanco y negro que estimulan nuestra imaginación y que nos traen a la memoria el trabajo de acróbatas, domadores, malabaristas o payasos y que, lejos de ensoñaciones románticas, nos enseñan lo que significa trabajar en un circo. Imágenes que el público generalmente no llega a ver y que no responden a los tópicos que conciernen a los circos.

Oliver Stegmann nació en 1970 en Basilea, Suiza. Desde el final de su adolescencia, la fotografía se convirtió en un medio clave para expresarse. Sin embargo, estudió economía y trabajó como director de empresa. Está casado y es padre de dos hijas.

En los muchos viajes realizados a diferentes continentes, ha trabajado para desarrollar su propio lenguaje visual. Hasta 2007 fotografió exclusivamente en blanco y negro y realizó todas las impresiones en su propio cuarto oscuro. En 2005, empezó a escanear los negativos, editarlos en Photoshop y crear impresiones artísticas. Dos años después, comenzó a utilizar también cámaras digitales.

 

 

https://amzn.to/3yeRm74