Ikko Narahara

 

En la sección oficial de PhotoEspaña de este año, se podrá contemplar el próximo 23 de julio en el Círculo de Bellas Artes de Madrid una exposición colectiva  sobra la fotografía japonesa de la posguerra titulada “La mirada de las cosas” comisariada por Nuria Enguita y organizada por Vicent Todolí que destaca un grupo de fotógrafos como Ikkō Narahara, Shōmei Tōmatsu, Eikoh Hosoe, Akira Satō o Kikuji Kawada, aglutinados en la revista Provoke (Provocative Materials for Thought) en 1968, y otros como Yutaka Takanashi, Takuma Nakahira o Daidō Moriyama. La muestra también incluye obras de dos fotógrafas que trabajaron en la misma época, Toyoko Tokiwa y Tamiko Nishimura.

De todos ellos traemos a nuestra página a Ikko Narahara, fallecido el pasado enero a los 88 años. Fotógrafo autodidacta fue uno de los cofundadores de la legendaria agencia de fotografía VIVO (Eikoh Hosoe y Shōmei Tōmatsu, Kikuji Kawada y otros), que sería el epicentro de una nueva generación de fotógrafos japoneses.

En sus primeras obras Narahara se centró en las personas que vivían aisladas del mundo cotidiano, como los monjes de un monasterio trapense o los reclusos de una prisión de mujeres. Moviéndose entre lo concreto y la abstracción, la objetividad y la narración personal, Narahara superó la fotografía documental de moda entonces en Japón.

Narahara cultivó la abstracción y la puesta en escena de escenas cotidianas en composiciones gráficas como la serie «Tokio, los años 50», que publicaría en 1996.

De 1962 a 1965 Ikko Narahara vivió en Francia, España e Italia. Tras el regreso de Ikko Narahara a Japón, regresó a fotografiar su propia cultura que se resumen en el libro «Japanesque». A principios de ls setenta vivió en los Estados Unidos lugar de su serie más conocida «Donde el tiempo se ha desvanecido». Un ejemplo de sus fotos en este periodo es la que encabeza este artículo, titulada «Dos basureros, Pueblo Indio, Nuevo México» entre lo fantástico y absurdo. Como escribió el mismo «mientras conducía a través de la tierra en Arizona y Utah y Nuevo México, comencé a tener alucinaciones de que esta no era la tierra en absoluto y que había sido arrojado a algún otro planeta» Realizó su primera exposición individual en 1956 en la galería Matsushima de Ginza bajo el título de Ningen no tochi (Tierra humana) Desde entonces su trabajo ha sido expuesto en multitud de exposiciones.

 

ENTRE OTROS LIBROS SUYOS…

– Donde el tiempo se ha detenido. Tokio 1967
– España Grand Tarde. Japón 1969
– Japonés. Tokio 1970
– Celebración de la vida. Tokio 1972
– Donde el tiempo se ha desvanecido. Tokio 1975
– Dominios (Ôkoku). Tokio 1978
– Venecia – Paisajes nocturnos. Tokio 1985
– Tierra Humana. Tokio 1987
– Tokio, en los años 50. Tokio 1996
– Tierra apátrida – 1954. Tokio 200

Colectiva. La mirada de las cosas. Fotografía japonesa en torno a Provoke

23.07.2020 — 25.10.2020Comisario
Nuria Enguita y Vicent TodolíOrganizador
Círculo de Bellas Artes, Bombas Gens Centre d’Art, Fundació Per Amor a l’Art y PHotoESPAÑASede:

Círculo de Bellas Artes – Sala Picasso — Calle Alcalá, 42, 28014, Madrid

  • Horario:
    Mar-dom; fest / Tue-Sun & Hol:
    11.00 – 14.00 h
    17.00 – 21.00 h

Entrada:
4€METRO: Banco de España | Sevilla. BICIMAD: Estaciones 20, 28, 29, 86T +34 913 605 400
info@circulobellasartes.com
http://www.circulobellasartes.com

 

Entre 1957 y 1972 se produjo en Japón una transformación radical en el lenguaje fotográfico de la mano de un grupo de artistas que comenzaron a desarrollar su trabajo durante la posguerra. Una renovación que tuvo lugar en paralelo a los grandes cambios económicos, culturales y psicosociales de este período, unos años marcados por un enfrentamiento social, principalmente contra la herencia americana de la ocupación.

Esta exposición, La mirada de las cosas. Fotografía japonesa en torno a Provoke, reúne una cuidada selección de imágenes –todas ellas pertenecientes a la Colección Per Amor a l’Art– que pone el acento en los artistas que participaron en la formación VIVO (1959-1961), como Ikkō Narahara, Shōmei Tōmatsu, Eikoh Hosoe, Akira Satō o Kikuji Kawada, y de los fotógrafos que llevaron a cabo la revista Provoke (Provocative Materials for Thought) en 1968, como Yutaka Takanashi, Takuma Nakahira o Daidō Moriyama. La muestra también incluye obras de dos fotógrafas que trabajaron en la misma época, Toyoko Tokiwa y Tamiko Nishimura.

El colectivo VIVO se inspiró en la agencia Magnum Photos con el objetivo común de forjar una fotografía crítica, en oposición a las convenciones establecidas, planteando nuevos roles y maneras más subjetivas de entender el medio fotográfico. Lo real no era ya una sucesión de lugares y momentos, sino que se constituía en un espacio abstracto y concreto abierto a la experimentación fotográfica como expresión subjetiva del artista.

Una nueva sacudida del lenguaje de la fotografía se produciría en 1968 con la revista Provoke. Fundada por Takuma Nakahira y Kōji Taki junto a Takahiko Okada y Yutaka Takanashi (y la colaboración de Daidō Moriyama a partir del segundo número), se realizarían tres números hasta 1970. Esta publicación se caracterizó por un estilo muy marcado, conocido coloquialmente como are-bure-boke (grano, barrido, desenfoque). El objetivo era aportar nuevas perspectivas y reflexionar acerca de las relaciones entre lenguaje y fotografía, y entre arte y resistencia política, entendiendo la fotografía como un lenguaje alternativo.  Provoke se acercaba a la realidad considerando la fotografía como acto, en el que no solo están implicados mirada y pensamiento, sino todo el cuerpo.

Además, las obras se acompañan de una selección de libros originales de la época de los mismos artistas, hoy considerados obras maestras y que definen un estilo que perdura. Estas publicaciones eran fundamentales para los fotógrafos, que trabajaban en series y entendían los libros como lo icónico en lugar de producir con la idea de la imagen perfecta.

Todas las obras incluidas en esta exposición pertenecen a la Colección Per Amor a l’Art –a excepción de las obras de Toyoko Tokiwa (Museum of Yokohama Urban History)– siendo la colección privada más importante de fotografía japonesa de esta época fuera de Japón.