Golitsyn llegó con un cocodrilo a Londres. Por Enrique López Viejo.

Mi hermana me dice que es un relato de salón que sí merece la pena ser contado, y eso me dispongo...

Leer más