Michael Kenna:

Nació en 1953 en Widnes, Lancashire, Inglaterra.
Actualmente vive en Seattle, Washington, Estados Unidos

1973-76, London College of Printing, Londres, Inglaterra.
1972-73, Escuela de Arte de Banbury, Banbury, Oxfordshire, Inglaterra
1964-72, St Joseph’s College, Upholland, Lancashire, Inglaterra

Las misteriosas fotografías de Michael Kenna, a menudo realizadas al amanecer o en las horas oscuras de la noche, se centran principalmente en la interacción entre el paisaje natural y las estructuras creadas por el hombre. Kenna es un fotógrafo tanto diurno como nocturno, fascinado por la luz cuando es más flexible. Con largas exposiciones, que pueden durar toda la noche, sus fotografías registran a menudo detalles que el ojo humano no es capaz de percibir.

Kenna es especialmente conocido por la escala íntima de su fotografía y su meticuloso estilo de impresión personal. Trabaja con el medio fotográfico tradicional, no digital, de plata. Sus impresiones en blanco y negro, exquisitamente realizadas a mano en su propio cuarto oscuro, reflejan un sentido del refinamiento, el respeto por la historia y una minuciosa originalidad.

Durante los cincuenta años de carrera de Kenna, sus impresiones fotográficas se han mostrado en casi quinientas exposiciones individuales y más de cuatrocientas colectivas en galerías y museos de todo el mundo. También forman parte de más de cien colecciones institucionales permanentes. Hasta la fecha se han publicado ochenta y cinco monografías y catálogos de exposiciones sobre la obra de Kenna.

 

TEXTO DE https://www.michaelkenna.com

 

Born 1953 in Widnes, Lancashire, England
Currently lives in Seattle, Washington, USA

1973-76, London College of Printing, London, England.
1972-73, Banbury School of Art, Banbury, Oxfordshire, England
1964-72, St Joseph’s College, Upholland, Lancashire, England

Michael Kenna’s mysterious photographs, often made at dawn or in the dark hours of night, concentrate primarily on the interaction between the natural landscape and human-made structures. Kenna is both a diurnal and nocturnal photographer, fascinated by light when it is most pliant. With long time-exposures, which might last throughout the night, his photographs often record details that the human eye is not able to perceive. 

Kenna is particularly well-known for the intimate scale of his photography and his meticulous personal printing style. He works in the traditional, non-digital, silver photographic medium. His exquisitely hand crafted black and white prints, which he makes in his own darkroom, reflect a sense of refinement, respect for history, and thorough originality. 

During Kenna’s fifty year career, his photographic prints have been shown in almost five hundred one-person exhibitions and over four hundred group exhibitions in galleries and museums throughout the world. They are also included in well over a hundred permanent institutional collections. Eighty-five monographs and exhibition catalogs have so far been published on Kenna’s work.

 

http://www.bau-xi.co/toronto/KennaCV2023.pdf

 

 

Michael Kenna

 

«Michael Kenna fotografía “del natural” como antiguamente pintaban los impresionistas. Con la mirada absorta por el surgimiento permanente del paisaje, rechaza la palabra “toma” para insistir en el don, lo que se ofrece sin restricciones, a veces lentamente, pero siempre con seguridad…

Para el fotógrafo, el árbol calibra el paisaje que se ingenia para generar. Porque el paisaje no es la naturaleza sino una creación del ser humano, la parte que abarca su mirada. Tumbado en la hierba, con el objetivo apuntando a su modelo, Michael Kenna no hace nada con prisa. “Me gusta conocer íntimamente un árbol… Paso un buen rato caminando a su alrededor, intento conocerlo. De hecho, es como si hablara con él.” Los tiempos de exposición duran. La cámara puede permanecer centrada más allá del tema, durante varios minutos e incluso varias horas, captando su esencia más que su apariencia. Si Kenna hubiera nacido en el siglo XIX, probablemente hubiera querido explorar el éter, esa alma del mundo como pensaba Pitágoras. También impregna sus imágenes de una atmósfera irreal capaz de transformar cualquier árbol en genius loci. Cada fotografía da testimonio de un encuentro inolvidable y de la promesa de reencuentros. Porque a Michael Kenna le gusta volver a “su” árbol con la mayor frecuencia posible.

Fantasmagórico a la luz de la luna, abstracto en la inmensidad de la nieve, hierático en el corazón de la bruma…, fotografiado al alba o al amanecer, al crepúsculo o al anochecer, el ser de savia y ramas llena el encuadre a su manera. Unas veces Kenna se detiene en uno de sus atributos, y otras lo magnifica por completo. El extraordinario dominio de la luz hace de cada imagen una ficción, de cada árbol el heraldo de una epopeya de los seres vivos. En la obra de Michael Kenna, el tiempo se densifica y el recuerdo se deposita como una materia. Lo pintoresco de la escena se desvanece ante la belleza y el poder de la naturaleza. Si Michael Kenna aborda esta última como fotógrafo, es como pintor que saca a la luz una parte de la realidad. Sus cielos, sus extensiones de agua, sus brumas, sus montañas… le inscriben en la tradición estética inglesa. Es imposible no pensar en Constable y en Turner o volver a los escritos Ruskin. Lo que quizá sea más sorprendente es la forma que tiene de representar un elemento natural no como un objeto permanente e inanimado sino como un signo destacado portador de una historia, un pasado y un futuro. Quizás una forma de indicar que el arte existe tanto en la naturaleza como en las manos del ser humano».

 

Texto de la exposición Arbres https://domaine-chaumont.fr/es/centro-de-arte-y-naturaleza/chaumont-photo-sur-loire/michael-kenna

 

 

Puedes comprarlo aquí