https://forcolaediciones.com/producto/narcisistas-contemporaneos/

 

Como nos enseña la mitología, Narciso desprecia el amor; insensible a las pasiones que despierta, este joven de hermosa y llamativa apariencia se enamora de su propia imagen y se deja morir, extasiado por su belleza o –según la fuente que se consulte– muere ahogado en el agua, donde ve su rostro reflejado. El «narcisismo» quedó tipificado por la psicología, desde Freud, como un trastorno psicopatológico que genera no pocos problemas tanto al aquejado como a sus víctimas. Porque, como subraya Amelia Pérez de Villar en su prólogo a este original ensayo de Luis de León Barga, el narciso necesita víctimas, trofeos, muescas en el cinturón.

Fenómeno sociológico propio de la última centuria, en estas páginas se nos ofrece una detallada descripción de los narcisistas contemporáneos y de sus distintas tipologías. Su origen surge a partir del fin de la Primera Guerra Mundial –en los Felices Veinte, donde imperaba el «ver y dejarse ver», en el club de jazz, el café o la pista de baile– y podemos rastrearlo hasta nuestros días –en este virtual «mundo-pantalla» donde impera el «postureo selfi» y la puesta en escena «tik-tok»–. Para Luis de León, tres son los pilares del narcisismo del siglo XX: la groupie, el playboy y la noche.

La groupie, como musa de la modernidad, nace en las vanguardias pre-feministas; así, desde la proto-groupie Gala, mujeres como Ultra Violet, Edie Sedgwick, Marianne Faithfull, Sable Starr, Bebe Buell, Debbie Harry o Chrissie Hynde fueron seguidoras, musas o parejas de Dalí, Andy Warhol,Mick Jagger, Keith Richards, Jimmy Page, Bob Dylan, Brian Jones, Iggy Pop o David Bowie.