“Cleopatra y la serpiente. La belleza como arma del patriarcado”, es un ensayo de Nicola Fano que nos habla de las mujeres que tienen en común el aura mítica con la que han sido investidas por los hombres debido a su belleza, como la Helena cantada por Homero, que con su hermosura provocó la guerra de Troya, e hizo saltar por los aires la piedra angular de la sabiduría griega, según la cual la belleza estaba unida estéticamente a cualidades como la armonía o la bondad.

Otro caso es la hechicera Circe, también cantada por Homero, que estuvo a punto de transformar al héroe de la Odisea, Odiseo, en un cerdo, aunque cuando la descubren se transformó en consejera, amante e incluso madre de un hijo. Sin embargo, según el mito terminará matando a su padre. Circe era la tía de Medea, otro personaje de la mitología, cuya tragedia fue contada desde Euripides a Pier Paolo Pasolini. Antecedente de un feminismo radical, donde primero una hermana mata a un hermano para hacer valer su derecho a elegir pareja amando a un extranjero, y luego una madre mata a sus hijos para eliminar a los descendientes de su marido infiel, antes de partir hacia Atenas para reinventar su vida. La nieta de Helena era Electra, otro personaje trágico y obra representada desde Esquilo, Sófocles y Eurípides hasta Eugene O’Neill, quien en cambio mata a su madre para vengar a su padre.

Todas ellas fueron mujeres imaginarias. En la antigüedad existió realmente la Porcia romana, hija de Catón y esposa de Bruto, el asesino de César; y la macedonia egipcia Cleopatra, faraona y mujer primero de César y luego de Marco Antonio. La primera es una heroína histórica y republicana; la otra, reina e intelectual. Ambas se suicidaron para no inclinarse ante los vencedores; y ambas a su vez se convirtieron en personajes trágicos, contadas desde Plutarco a Shakespeare. Asimismo tenemos la historia de una princesa lombarda apoyada por Carlomagno cuando este decidió hacer la guerra a su padre, y que se convirtió en personaje de una tragedia para el escritor italiano Alessandro Manzoni (1785-1873). Y también el símbolo de alguien nacido entre los poderosos cuya desgracia le da el privilegio de compartir el destino de los humildes.

 

Ofelia John Everett Millais (1852)

 

Personajes trágicos pero imaginarios más recientes son Ofelia y Jessica de Shakespeare. Mientras que Célimène de Molière y Mirandolina de Goldoni son personajes de comedia. También están los protagonistas de cuadros famosos, como Battista Sforza, Chiara Fancelli, Anzola y Valiera. Y está Giovanna Gorzoni, que en su lugar pintó. Y la primera médico Trota de Salerno, conocida también por el diminutivo Trotula (1050 – inicio del siglo XII), que intervino en la creación de varios tratados médicos que tuvieron mucha influencia en su tiempo. Y la creadora de un imperio, Isabel Tudor. La Venus imperial Paulina Borghese, hermana de Napoleón y modelo de un famoso estadista. Y la heroína Rose Montmasson, la única mujer de Los Mil de Garibaldi.

Llegamos al siglo XX con las actrices Sarah Bernhardt y Lyda Borelli. El último gran mito del teatro y uno de los primeros grandes mitos del cine. En el siglo XX está Dora Maar, una gran fotógrafa a la que Picasso obligó a convertirse en una pintora mediocre. Y en el sigloi XX tenemos a Marilyn Monroe, cuyo mito “marcó el paso final de una batalla que las mujeres –reales o transfiguradas– han librado durante milenios”.

Estas protagonistas de Cleopatra e il serpente La bellezza come arma del patriarcato “Cleopatra y la serpiente La belleza como arma del patriarcado”, el libro de Nicola Fano, son mujeres simbólicas que han dejado una huella en el arte, el teatro, el cine y la literatura, pero una huella siempre vista a través del imaginario masculino.

 

Sarah Bernhardt

 

Nicola Fano, periodista cultural desde hace mucho tiempo, es ambién historiador y profesor de Literatura y Filosofía del Teatro en la Academia Albertina de Bellas Artes de Turín y en la Academia de Bellas Artes de Perugia. Ya  habíamos reseñado en Libros, nocturnidad y alevosía un libro suyo anterior sobre la relación entre el teatro y las artes figurativas (https://wp.me/p9fWSA-6oM).

Ahora, en “Cleopatra y la Serpiente” cuenta con un enfoque crítico y nuevo las historias, leyendas e iconografía no sólo de muchas de ellas sino también de aquellas mujeres que han trazado nuevos caminos a lo largo del tiempo en busca de representaciones alejadas de los estereotipos.

“Los hombres han utilizado la belleza para enjaular a las mujeres”, explica Fano. Sin embargo, más de una de ellas se han escapado de la jaula. ¿O no? “Algunas lo han logrado. Todas de las que hablo lo han intentado. Y trato de explicar cómo y con qué resultados. Tanto cuando se trata de personajes reales como cuando se trata de mujeres inventadas o míticas. Mujeres rebeldes sin ser feministas”, concluye Nicola Fano.

 

Puedes compra este libro en este enlace