En la postal de esta semana, inmersos en el duro trabajo, nos estimula pensar que siempre nos quedará subir a la torre Eiffel y ver París desde lo alto para consolarnos de los viajes fallidos.