La última tendencia de la gastronomía japonesa consiste en comer en medio de un acuario gigantesco. También se pueden tirar restos de comida para alimentar a los tiburones. Sólo apto para comensales intrépidos y millonarios.