Still Life with mirror, 2014 © Valérie Belin

Hay dos tipos de seres humanos, los que miran hacía otro lado mientras acontece un exterminio, y los que arriesgan su propia existencia colocando su grito hacía el cosmos denunciando como se atenta sistemáticamente contra los derechos y libertades de los más vulnerables. La poetisa, Dory Lansorena, siempre se ha posicionado desde un acto de resistencia ante la masacre ejecutada sobre las minorías sin importar los efectos colaterales que pudieran tener en su obra y en su persona. Ejemplo de ello es su último y necesario poemario, publicado recientemente, “Primaveras. En el jardín de los sueños”.

Leer el poemario “Primaveras. En el jardín de los sueños” de Dory Lansorena te sumerge en una cámara anecoica, una habitación que está acondicionada para albergar el silencio más absoluto al oído humano, teniendo un efecto orgánico sobre la persona, donde escuchar el latido de tu corazón, el sonido de tus pulmones, el de tu estómago, el de tu torrente sanguíneo , el de tus propios huesos e incluso el de tu propio cerebro;  una de las experiencias más sobrecogedoras que jamás podrán salir de tu asamblea de emociones, pues justamente eso  sucede con las inigualables obras de la escritora Dory Lansorena.

 

Dory Lansorena

 

Los poemarios de Dory Lansorena  (“Laberinto de Pasiones”, “Soñador de Nubes”, “Camino entre Sueños”, “De Arena y Sal”, “Cuando las miradas gritan”, “Primaveras. En el jardín de los sueños”) son un manifiesto del despertar de la consciencia colectiva, en ellos, la autora pone de manifiesto que la empatía, la compasión y la ecuanimidad ejecutada sobre el ecosistema que habitamos es el armamento de amor y  belleza más sublime que podemos ejercer sobre los demás.

Dory Lansorena  en “Primaveras. En el jardín de los sueños” hace un ejercicio de generosidad sin paragón, pocas veces encontrado en una obra con estás características. La autora, en un acto de heroicidad, se sacrifica como un soldado en primera línea de batalla con tal de que el lector entienda que trabajar por los demás de manera altruista y sin esperar nada a cambio es uno de los versos más conmovedores creados por nuestra especie a lo largo de la historia de la humanidad. Dory Lansorena escribe poesía porque cree en la esperanza, Dory Lansorena compone porque cree en el cambio de los hechos, pero ante todo, Dory Lansorena publica por que ama el milagro de estar vivos en un universo de 14.000 mil millones de años donde nuestro paso por él será testimonial, pero no será así con la obra de esta autora, porque su verso directamente culminará en la eternidad.