La nueva edición actualizada de Learning to Look at Paintings, (Aprender a mirar cuadros)  de Mary Acton enseña cómo desarrollar habilidades visuales, analíticas e históricas para aprender a mirar y comprender una imagen analizando cómo funciona, cuáles son sus elementos pictóricos y cómo se relacionan entre sí.

Ilustrada con más de 100 imágenes de artistas de Europa Occidental y América, desde Rembrandt, Van Gogh y Botticelli hasta Picasso, Matisse y Rothko, inclujidos artistas contemporáneos como Georgia O’Keeffe, Anselm Kiefer, Tacita Dean y Marlene Dumas, ponen de relieve la supervivencia y el renacimiento de la pintura en los últimos años.

En definitiva una formidable herramienta de enseñanza de imágenes para todos aquellos que aman la pintura pero nunca han profundizado en ella. Completamente revisado y actualizado, mantiene una redacción sencilla y clara, sin ser nunca superficial y con extrema atención al detalle, y confirma la habilidad de transmitir conocimientos de un profesora de historia del arte de la Universidad de Oxford.

Descrito por la propia autora como «un viaje de descubrimiento», despliega las habilidades visuales, analíticas e históricas necesarias para comprender y disfrutar de una imagen.

 

 

El libro se divide en ocho capítulos: composición, espacio, forma, tono, color, tema, dibujo y estampas. Algunos se enriquecen con nuevas observaciones, desde las relativas a las instalaciones en el capítulo «Composición» hasta el impacto de la tecnología digital al tratar de los grabados. Al comprender los elementos pictóricos y la relación entre ellos, nos adentramos en el universo creativo de los artistas, los captamos en su momento histórico y comprendemos cómo se influyeron mutuamente o en qué aspectos fueron especialmente innovadores.

En el capítulo del color, es el paisaje mediterráneo «La Riviera» de Pierre Bonnard, de 1923, el que nos envuelve en sus tonos rosas y azules. Descubrimos la sagaz yuxtaposición de colores que nos permite percibir intensamente la atmósfera de un día soleado y adivinar los árboles a través del juego de luces de este cuadro visionario. Y así hasta llegar a «This is not me», una impresión láser de 1992 en la que Chila Kumari Burman manipula su propio retrato fotográfico utilizando diferentes colores y añadiendo la inscripción en forma de graffiti «This is not me» para desafiar al espectador a hacerse preguntas.

Una nueva introducción sitúa el libro en el contexto más amplio de los recientes cambios en el enfoque de la Historia del Arte. También incluye un glosario de términos críticos y técnicos utilizados en el lenguaje de la Historia del Arte, con una lista de lecturas actualizada pero aún selectiva.

 

 

Puedes comprarlo si pinchas este enlace